______________________

ABOGADA Y MEDIADORA

En relación con el vídeo de hoy, 10 cosas sobre mí, en este post voy a explicaros SI ES POSIBLE SER ABOGADA Y MEDIADORA A LA VEZ.

¿Es lo mismo?

No.

¿Cuáles son las diferencias más significantes?

Como abogada, soy de parte, es decir, defiendo a una parte.

Como mediadora, no soy de parte, soy neutral, es decir, no defiendo a ninguna parte. Sino que ayudo a ambas partes a intentar llegar a una solución.

¿Se puede ser abogada y mediadora?

Sí.

¿De las mismas partes?

No.

¿De distintas partes?

Sí.

Voy a poneros el siguiente supuesto:

Tenéis una consulta conmigo. Me contáis el siguiente problema: el vecino de arriba resulta que cuando tiende la ropa me moja la mía. He intentado hablar con él, pero no atiende a razones.

Y vengo a verte Nathalie, a ver que solución tiene.

En este caso claramente ir a juicio, lo veo infructuoso. Lo ideal sería sentaros los dos en una sesión de mediación conmigo de mediadora. Porque al tener una mediadora que dirija el proceso, seguramente podáis llegar a una solución. Y si no llegáis a un acuerdo escrito, no pasa nada, porque seguramente vuestras diferencias se hayan solucionado.

De hecho, en la mediación, cada parte puede explayarse lo que estime oportuno, contar sus razones sean legales o no.

Se legitiman a ambas partes, se las deja hablar y exponer sus razones y sus motivos. Y se las ayuda a entender las razones de la otra parte.

 

Claro está en que, en algunos casos, está prohibido la mediación o en otros resulta infructuosa. La mediación no cierra la posible puerta de acudir a la vía judicial.

Soy abogada y mediadora, aunque nunca de las mismas partes. Puedo ejercer de abogada y mediadora al mismo tiempo, aunque nunca de las mismas partes.           

 

Copyright Nathalie González

Sin comentarios

Añadir un comentario